Qué hemos aprendido

12 lecciones de innovación desde nuestra experiencia

01

La innovación es un medio para construir nuestro mejor futuro deseado

No hay una única forma de entender la innovación, como no hay una única definición de innovación. Para nosotros, innovación es la habilidad de los individuos, las empresas y los países de crear continuamente su mejor futuro deseado. Es una definición de John Kao, que consideramos integradora y aspiracional.

Entendemos la innovación como motor de progreso social y prosperidad, como un medio clave para construir soluciones que resuelvan los retos sociales, económicos y medio ambientales de Euskadi. Por ello, para construir las mejores soluciones a los retos, se deben combinar de forma eficaz diferentes dimensiones de la innovación, tanto desde el punto de vista de sus características (tecnológica, no tecnológica, social…), como de su origen (organizaciones privadas, públicas, sociedad). La innovación es cosa de todos.

Solo la combinación y alineación de esfuerzos, actuaciones y resultados garantizará un futuro sostenible como país. La innovación está en permanente cambio en sus fines y en sus medios. Tenemos que “innovar la innovación”, para que ésta responda a los entornos cambiantes y nos permita construir continuamente nuestro futuro deseado.

02

El necesario equilibrio entre visión a largo plazo e impactos a corto

Innobasque combina visión a largo plazo con acciones de impacto más inmediato para poder alcanzar las metas del futuro. Generamos intangibles, difíciles de medir, siendo conscientes de los beneficios sociales y económicos que producen.

A veces, las características de los proyectos de innovación, con resultados visibles a largo plazo, hacen complicado mantener la tensión e implicación de los agentes en el corto plazo. Es bueno, por tanto, combinar estos proyectos y metas de futuro, con pequeños éxitos más inmediatos, ya sean relacionados con los propios procesos o con resultados intermedios.

Por ello, es recomendable dedicar parte de los recursos a proyectos con capacidad para generar resultados rápidos (quick wins), escogiendo iniciativas donde las posibilidades de un progreso visible sean altas. De este modo, aumenta la confianza, ilusión y legitimidad de los equipos involucrados en los proyectos de innovación.

03

Innovar es asumir riesgos

Innovación es riesgo y necesita disponer de espacios y entornos abiertos a la exploración y el aprendizaje, donde la confianza sea el clima dominante. Es clave contar con convicción, flexibilidad, ilusión, tenacidad y valentía.

La innovación no se puede controlar, ni predecir. Las características de los proyectos innovadores, con cierto riesgo en sus objetivos y forma de llevarlos a cabo, hacen difícil la planificación.

Es conveniente, por tanto, impulsar contextos más eficaces, donde se puedan lanzar iniciativas que, en sus primeras fases, las de mayor incertidumbre, tengan costes de oportunidad reducidos. Conviene construir equipos dispuestos a asumir estas condiciones de riesgo, que sean capaces de extraer valor tanto del propio proceso como de los resultados. Asimismo, es imprescindible contar con organizaciones con capacidad de autocrítica y entornos con alta tolerancia al error. Plantear una adecuada gestión de riesgos y estrategias de salida es vital para reorientar los proyectos si fuera necesario, o incluso tomar la decisión de abandonarlos.

04

La colaboración es una fuente inagotable de recursos

La colaboración eficiente no se consigue inmediatamente, sino que es un proceso que requiere de una alta inversión en esfuerzo, confianza y generosidad. Aunque este camino no siempre es el más rápido, nos permite alcanzar metas más ambiciosas y llegar más lejos.

Hemos comprobado que la cooperación permite un uso más eficiente de los recursos gracias a la generación de sinergias y de la masa crítica necesaria para atraer y acceder a nuevos recursos de diferente naturaleza (tecnológicos, económicos, capital relacional…).

Esto es evidente en iniciativas en las que la colaboración viene tanto del lado de la demanda de soluciones innovadoras, como de su oferta. Sin embargo, en los momentos iniciales de los procesos colaborativos puede haber un sentimiento compartido de duda e incertidumbre, ya que el grado de imprevisibilidad inherente en este tipo de iniciativas exige en la práctica mayores esfuerzos que los previstos. Aun así, el esfuerzo merece la pena.

05

La cuádruple hélice, motor de los procesos de innovación

Para nosotros, la mejor manera de sumar las diferentes dimensiones de la innovación y de sacar el máximo provecho a la cooperación es fomentar la colaboración entre los componentes de la cuádruple hélice (empresas, agentes científico tecnológicos, sociedad y administración). Creemos en su potencialidad como forma de trabajo y aproximación a los retos de país, con equipos con competencias, capacidades, perfiles y experiencias diferentes unidas por un propósito común.

Todos podemos innovar para generar nuevas relaciones sociales y modelos de colaboración que impregnen y transformen la sociedad en su conjunto. La diversidad nos permite crear sinergias, incluso no previstas originalmente y, a veces, no directamente relacionadas con el objetivo inicial.

Es mediante la colaboración entre lo público y lo privado donde los proyectos de transformación encuentran una base sólida y prometedora, con mayores posibilidades para que los resultados puedan transferirse de forma sostenible al mercado y la sociedad. Este es el modelo que propugna Innobasque. Por ello, seguiremos profundizando en nuevas vías de colaboración y tejiendo alianzas con los diferentes integrantes de la cuádruple hélice, tanto dentro como fuera de Euskadi.

06

El Sistema Vasco de Innovación necesita un liderazgo estratégico al máximo nivel

En los últimos años se ha producido una evolución del modelo de gobernanza del Sistema Vasco de Ciencia, Tecnología e Innovación, orientado a conseguir un liderazgo estratégico al máximo nivel.

La política de ciencia, tecnología investigación e innovación está liderada por el Lehendakari, asesorado por el Consejo Vasco de Ciencia, Tecnología Innovación. Este órgano está formado por Lehendakaritza; los consejeros de los departamentos de Hacienda, Educación; Desarrollo Económico y Competitividad y Salud del Gobierno Vasco; los rectores de las tres universidades vascas; diputados generales de las tres diputaciones forales; Tecnalia; IK4 Research Alliance; Idom; CAF; CIE Automotive; Iberdorla; Ikerbasque; Jakiunde e Innobasque.

Así, se ha logrado una visión de conjunto del sistema, por encima de visiones fragmentadas o departamentales, fomentando la colaboración entre ciencia, tecnología, empresa y sociedad para resolver juntos los retos de Euskadi.
La estrategia definida va encaminada a mejorar la eficiencia, excelencia y cercanía al mercado del conjunto del sistema, promoviendo la colaboración entre los agentes, dentro y fuera de nuestro territorio.

07

La importancia de la participación en el diseño, el despliegue y la evaluación de políticas de innovación

Por vez primera se ha planteado en Euskadi una estrategia global de especialización inteligente, contando con la participación y liderazgo de las entidades públicas y privadas en todas las fases del proceso, desde el diseño y despliegue hasta la evaluación.

Como resultado, los agentes de investigación avanzan en su especialización, buscando mejoras de eficiencia para transferir los resultados a empresas y sociedad, además de intensificar su colaboración con otros agentes.

Además, los agentes de la Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación disponen de una estrategia propia que observa los cambios en el entorno, local e internacional, lo que les permite adaptarse a las nuevas necesidades del tejido productivo y sociedad.

Asimismo, se está desarrollando una metodología de evaluación para medir los resultados e impacto de las inversiones en investigación e innovación, porque “lo que no se mide no se puede mejorar”. Es importante medir resultados finales e intermedios, evaluar los procesos y estar preparados para la toma de decisiones ágil y orientada, con el fin de mejorar la aportación de valor del propio Sistema Vasco de Innovación

08

El aprendizaje como resultado clave en los procesos de innovación

En la mayoría de los proyectos e iniciativas desarrollados ha sido tan importante el aprendizaje del propio proceso como el resultado final obtenido. Aprender es, por tanto, una tarea crítica.

Es necesario tratar el conocimiento generado en los procesos de innovación para que sea conocido, difundido y se convierta en valor y aprendizaje para nuevas iniciativas. Todas las organizaciones del conocimiento e innovación tenemos que seguir trabajando en esta dirección.

Para ello, el primer paso consiste en aprender a desaprender, ser capaces de tener la mente abierta para aceptar nuevos paradigmas que ponen en entredicho la manera tradicional en la que siempre se han hecho las cosas, romper esquemas mentales para empezar a construir y apropiarnos de nuevo conocimiento.

09

Extender una cultura de innovación es una inversión para el futuro

La innovación se contagia. Por eso es importante comunicar y compartir resultados, y proveer una narrativa sólida y consistente de pequeños y grandes logros en innovación, accesible a los diferentes públicos, que abonen el terreno para los resultados a largo plazo que a veces lleva tiempo conseguir. Tenemos que celebrar juntos los pequeños y grandes avances, compartiendo, de forma generosa, el éxito entre todas las organizaciones y personas involucradas.

La forma que debe tomar la innovación vasca está en nuestras manos, las de toda la sociedad vasca. Y en Euskadi la innovación nutre nuestro modelo de crecimiento. Son numerosos los actores que promueven actividades para dar a conocer su actividad innovadora, como también es numerosa su audiencia.

El esfuerzo para prestigiar la imagen de Euskadi como territorio innovador tiene retornos sociales y económicos, porque visibiliza el compromiso compartido con un modelo de país avanzado, reconoce los logros del Sistema Vasco de Innovación y apoya la inversión en el largo plazo, incluso en ciclos de contracción económica. En este contexto, las marcas son un activo para la innovación, siendo Innobasque una marca reconocida que contribuye al posicionamiento de Euskadi como territorio innovador.

10

La innovación es clave para mejorar la gobernanza de la Administración

Los nuevos modelos de gobernanza basados en la transparencia y la participación son críticos para maximizar la generación de valor compartido. Cada vez es más necesario que la Administración y la sociedad civil colaboren desde la corresponsabilidad, estableciendo mecanismos de diálogo, negociación y acuerdo que mejoren la eficacia de la acción pública y fortalezcan su legitimidad.

Una ciudadanía informada es una ciudadanía formada. Pero no basta con publicar información. La información debe presentarse de forma accesible y reutilizable, sin reducirla al punto en el que no quepan más interpretaciones.

Por otro lado, incorporar la visión de la sociedad civil en la acción pública es generar expectativas de cambio que si no se gestionan de forma adecuada desgastan la credibilidad de las instituciones.

11

Europa refuerza a Euskadi y Euskadi refuerza a Europa

Una presencia activa en Europa es una fuente de nuevo conocimiento y de financiación, así como un instrumento de posicionamiento de país innovador.

En una economía globalizada donde los países emergentes cobran importancia como centros de demanda global y producción de nuevos productos y servicios, Europa quiere mantener sus ventajas competitivas como polo global de atracción de talento y generación de conocimiento avanzado.

Europa ofrece un amplio espectro de recursos y experiencias en materia de innovación: buenas prácticas, potenciales colaboradores, programas de financiación pública… a los que Euskadi está contribuyendo de forma significativa.

Con el objetivo de unirse a las regiones líderes en innovación, se está intensificando la participación y liderazgo de Euskadi en proyectos europeos, aprovechando las oportunidades que ofrecen las grandes iniciativas estratégicas que se están gestando en Horizonte 2020.

12

La innovación requiere de altas dosis de optimismo y entusiasmo

Para descubrir, innovar y arriesgarse a crear algo nuevo es necesario un espíritu abierto, confianza en el futuro, en el entorno, y en las capacidades propias así como en el potencial del trabajo en colaboración.

Desde Innobasque creemos que el optimismo inteligente es un ingrediente vital en los ecosistemas innovadores y con ese espíritu trabajamos.